Errores a evitar para no perder dinero con el aire acondicionado

⌚ Tiempo de lectura aproximado: 6 minutos

El aire acondicionado puede marcar una gran diferencia en la vida de uno durante los meses de verano. Estamos viviendo unos veranos muy calurosos e incluso hay días en primavera y otoño en los que necesitamos que el sistema de aire acondicionado funcione. Puede marcar una gran diferencia en nuestro estilo de vida, pero tiene un coste y lo que nunca deberíamos permitir, ya que hay que pagar para mantener la estancia a buena temperatura, es no perder dinero con el aire acondicionado.

Entre los errores más comunes que se cometen y que pueden afectar al importe total de la factura asociada al mantenimiento de la refrigeración de la vivienda se encuentran ajustar el termostato a un nivel demasiado bajo o no mantener las persianas cerradas en las habitaciones que no están ocupadas. Los propietarios de viviendas que tienen instalado un sistema de aire acondicionado deben tener en cuenta estos aspectos.

Trucos para no perder dinero con el aire acondicionado

Errores a evitar para no perder dinero con el aire acondicionado

Tener el sistema del tamaño incorrecto

Al comprar un aire acondicionado, es importante elegir el tamaño adecuado para su hogar. Un aparato de aire acondicionado demasiado pequeño se verá obligado a funcionar constantemente, lo que puede resultar costoso y suponer un gran esfuerzo para la unidad con el tiempo, reduciendo su vida útil. Si elige un sistema demasiado grande, puede ser demasiado rápido para enfriar el espacio sin eliminar la humedad, tendiendo a encenderse con regularidad y luego apagarse rápidamente, lo que no es la forma en que fue diseñado para funcionar y puede afectar a su rendimiento y vida útil.

Además, como enfría los espacios tan rápidamente, también puede tener dificultades para mantener una temperatura uniforme en la habitación. A la hora de decidir la capacidad de refrigeración del aire acondicionado residencial, hay que tener en cuenta el tamaño y el diseño del espacio que se va a refrigerar, la cantidad de sol directo que recibe, el grado de aislamiento que tiene y el número de personas que suelen ocupar la habitación.

Enfriamiento de espacios innecesariamente

Enfriamiento de espacios innecesariamente hará que pierda dinero

Es más rentable ajustar la temperatura de una habitación vacía a un nivel más alto que enfriarla cuando no hay nadie en ella. Un termostato programable le permite regular la temperatura de una habitación en función de un horario que coincida con la frecuencia de uso de ese espacio. Si su sistema de refrigeración tiene conductos, considere la posibilidad de cerrar las rejillas de ventilación de las habitaciones en las que no necesite refrigeración. Si su sistema es sin conductos, recuerde apagarlo cuando salga de una habitación o cierre las puertas en las zonas donde no necesite refrigeración.

No colocar el compresor en un lugar adecuado

El compresor de un aparato de aire acondicionado doméstico no es una pieza muy atractiva para tener en casa, pero aunque quiera mantenerlo oculto, debe elegir un lugar donde pueda funcionar de forma eficiente. El compresor funciona de forma más eficiente cuando recibe seis horas de luz solar directa cada día, por lo que colocarlo bajo la luz solar directa afectará a su capacidad de funcionamiento para eliminar el calor. Si coloca el compresor demasiado cerca de arbustos o matorrales, el aire caliente no podrá salir de él con tanta facilidad. Asimismo, colocar el compresor demasiado cerca de una pared o encerrarlo en una estructura que no esté bien ventilada también reducirá su eficacia. Lo mejor es colocarlo a la sombra natural donde esté bien ventilado.

También te puede interesar:  ¿Cuál es la temperatura ideal en cada habitación de la casa?

No tener termostatos o rejillas de ventilación ubicados correctamente

Para que el aire acondicionado residencial funcione eficazmente, el termostato y las rejillas de ventilación deben estar situados en su casa. Colocar el termostato en un lugar que esté en una pared que reciba luz solar directa o que esté demasiado cerca de una iluminación que produzca una buena cantidad de calor afectará a la forma en que el termostato mide la temperatura y su casa tenderá a enfriarse demasiado. Esto aumentará innecesariamente su factura de energía. También es importante comprobar que las rejillas de ventilación no estén bloqueadas por ningún mueble o tela de cortina, ya que esto restringirá la circulación efectiva del aire y reducirá la eficiencia de su sistema.

Tener la temperatura demasiado baja

Si el aire acondicionado está ajustado a 25 grados centígrados, muchas personas estarán cómodas. Sin embargo, en los días calurosos algunas personas preferirán una temperatura más baja para mantener las habitaciones más frescas. El gasto adicional que supone enfriar las habitaciones a una temperatura más baja puede suponer una gran cantidad de dinero. Elija una temperatura que le haga sentirse cómodo al realizar actividades normales en el espacio y que también reduzca su factura eléctrica. Se calcula que se ahorra alrededor de un tres por ciento en la factura eléctrica con cada grado que se sube la temperatura en el termostato.

No usar ventiladores

Los ventiladores de techo y los ventiladores de pie colocados correctamente mueven el aire de una habitación y la hacen sentir más fresca. La instalación de ventiladores de techo inteligentes que se pueden programar mediante una aplicación facilita el ajuste de su configuración. Es importante tener en cuenta que los ventiladores empujan el aire hacia abajo, por lo que debes asegurarte de que el ventilador gira en la dirección correcta. Los extractores de aire en cocinas y baños deben utilizarse con moderación, ya que eliminan el aire más frío de un espacio.

Dejar puertas y ventanas exteriores abiertas

Si abre las ventanas y utiliza ventiladores, el aire frío de su casa saldrá y el caliente entrará. Esto puede hacer que su aire acondicionado trabaje más y consuma más energía, lo que puede resultar costoso. Para ayudar a reducir este problema, compruebe que cuando sus puertas y ventanas están cerradas, forman un sello hermético que impide que el aire frío salga al exterior. Si es necesario, añada más aislamiento a sus puertas y ventanas para reducir la pérdida de calor a través de ellas.

Olvidarse de limpiar los filtros

Los filtros de aire evitan que el polvo y los alérgenos entren en su casa a través del sistema de climatización. Deben limpiarse todos los meses para garantizar que funcionan eficazmente y no impiden el flujo de aire. Un filtro limpio aumentará significativamente la eficiencia del aire acondicionado y reducirá potencialmente su consumo de energía en un diez por ciento. Consulte el manual del usuario para saber dónde se encuentran los filtros y cómo deshacerse de ellos. Muchos sistemas tienen filtros que pueden lavarse y reutilizarse, lo que le permitirá ahorrar dinero y reducir los residuos.

habitación vacía aire acondicionado

No limpiar las bobinas

La unidad condensadora suele estar situada en el tejado o en el ático y debe limpiarse regularmente. Puede ensuciarse y tener restos y hojarasca en ella. El polvo, la suciedad y los restos de jardín en las bobinas reducirán su eficiencia. Asegúrese de revisarlo con regularidad para asegurarse de que la rejilla de ventilación se mantiene limpia, de que las hojas o los recortes de hierba del cortacésped se mantienen alejados y de que los arbustos se recortan para que haya al menos sesenta centímetros de espacio alrededor de la caja.

También te puede interesar:  Cómo limpiar canalones

Sin mantenimiento rutinario

Para asegurarse de que su sistema de aire acondicionado funciona de forma eficiente, realice un mantenimiento rutinario. Cada año, cuando el tiempo empiece a ser más cálido (normalmente a finales de marzo), inspeccione las juntas entre los conductos y el condensador para ver si hay signos de corrosión u óxido en las conexiones eléctricas. Inspeccione su equipo en busca de daños producidos durante los meses de invierno. Compruebe que no hay obstrucciones por donde pueda salir el agua de condensación de su sistema y que los ventiladores siguen funcionando sin problemas y sin ruido adicional. También puede comprobar que las juntas de las ventanas y puertas siguen funcionando eficazmente.

No recibir servicio o inspección de un profesional

Es aconsejable que su sistema de aire acondicionado sea revisado regularmente por un técnico cualificado. Un servicio de mantenimiento identificará varios problemas antes de que puedan dar lugar a problemas más graves. El servicio de rutina es mucho menos costoso que las reparaciones de emergencia, que pueden ser necesarias si problemas como las fugas de refrigerante no se solucionan. Tales fugas deben ser evaluadas y reparadas por un técnico cualificado, que pueda comprobar que su sistema funciona como debería. El técnico también debe comprobar si hay problemas de corrosión o de componentes eléctricos, así como cualquier problema con las partes móviles de su sistema, como los ventiladores.

AISLAMIENTO DEFICIENTE

Póngase en contacto con nosotros hoy

Ponga en práctica estos consejos para mejorar la eficiencia de su sistema de aire acondicionado residencial. Hacerlo puede suponer una reducción considerable de sus costes energéticos a lo largo del tiempo.

 

Deja un comentario