Humedad y moho en la casa: Que hacer

⌚ Tiempo de lectura aproximado: 5 minutos

Los materiales orgánicos de una casa, como la madera, el papel de yeso y el polvo, pueden convertirse en un caldo de cultivo para la humedad y moho si se dejan en contacto con el agua o la humedad durante más de 48 horas .

Una ventilación adecuada puede ayudar a evitar la acumulación de humedad, pero una vez que aparece el moho, es probable que crezca rápidamente.

El Portal de salud y bienestar del Gobierno español explica que los mohos son hongos invisibles a simple vista, y que pueden encontrarse en la naturaleza. Las corrientes de aire, los seres humanos y las mascotas introdujeron estos organismos microscópicos en los hogares. La materia orgánica y el agua permiten que los mohos crezcan. Cuando los mohos crecen demasiado, pueden causar problemas de salud.

Reconocer el moho en su hogar

Humedad y moho en la casa

El moho puede encontrarse en cualquier lugar donde haya humedad o zonas mal ventiladas. Aparece en forma de manchas de color verde pálido a negro que dejan depósitos esponjosos o pulverulentos en paredes, techos, alfombras, alrededor de las ventanas y en los armarios.

El moho puede emitir un olor a humedad o a tierra. Puede no ser evidente después de la infiltración de agua. Si hay círculos oscuros, deformación o descamación, el moho puede estar oculto detrás del material. En forma de filamentos blancos, el moho puede aparecer en el reverso del papel pintado u otros materiales.

¿Qué hacer si nota la presencia de moho?

En las casas donde hay moho, los propietarios deben inspeccionar la presencia de humedad y averiguar de dónde proceden. Se recomiendan las reparaciones menores o los trabajos de mantenimiento para corregir las fugas o hacer que un contratista competente las realice reparaciones en caso de un problema mayor. La calidad de estas reparaciones es de suma importancia.

Cuando se hayan hecho las reparaciones, compruebe primero si han corregido el problema. Aplicar pintura a una mancha de moho sólo enmascarar el problema y no detiene la propagación del moho.

Si se observa la presencia de moho en un material poroso, éste debe desecharse en lugar de limpiarse. Entre los materiales porosos se encuentran los paneles de yeso, los techos, los tejidos (incluida la ropa), los libros, los papeles y el cartón. También puede ser necesario tirar alfombras, cojines, muebles, colchones y almohadas. Aquí encontrarás los mejores trucos y consejos para solucionar problemas de condensación de su hogar.

También te puede interesar:  Cómo ocultar cables eléctricos

Sin embargo, algunos materiales no porosos o semiporosos pueden limpiarse y guardarse: metal, vidrio, plásticos rígidos, madera y hormigón. Estos materiales no se dañan si se mantienen secos.

Para los problemas de moho o para prevenirlos, se recomienda mantener un nivel de humedad relativa inferior al 45% en el interior de su casa. La solución es sencilla: ¡haga las tareas domésticas! Un mantenimiento regular, junto con una inspección exhaustiva de todas las piezas y soldaduras al menos una vez al año, le mantendrá alejado de este invasor. Además, si el nivel de humedad supera el 45 % en una habitación, ten en cuenta que instalar un deshumidificador puede ser una buena forma de controlar la situación.

Para eliminar los problemas de humedad y moho, ¿por qué no hacer una inspección anual completa del exterior de su casa? Asegúrese de que el techo, el revestimiento, la buhardilla, los canales, el sellado de juntas y el drenaje -en resumen, todas las partes- estén en buen estado.

¿Cuáles son los efectos del moho en la salud?

La Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de España. afirma que los síntomas de la exposición al moho varían de una persona a otra, dependiendo del tipo y la concentración de contaminantes en el hogar. Los síntomas más comunes son:

  • Irritación de ojos, nariz y garganta
  • Nariz que moquea
  • Congestión nasal
  • Sibilancias
  • Tos
  • Mayor frecuencia y gravedad de los ataques de asma
  • Fatiga crónica
  • Dolores de cabeza
Medir la presencia de moho

Foto: NIAID

Las personas con alergias, asma o enfermedades respiratorias crónicas corren el riesgo de desarrollar problemas de salud por la exposición al moho. Los bebés, los niños pequeños y los ancianos también pueden verse afectados, así como las personas con sistemas inmunológicos debilitados.

El moho no es el único problema de salud que puede afectar a estas clientelas vulnerables. Otros contaminantes que pueden causar problemas son el humo del tabaco, los ácaros del polvo, los compuestos orgánicos, los alérgenos y las partículas suspendidas en el aire (normalmente procedentes de la calefacción o la cocina).

Limpiar superficies contaminadas con humedad y moho

¿Utiliza profesionales o no?

El método de limpieza varía en función de la extensión y la gravedad de los daños. Para proyectos de saneamiento de gran envergadura, por ejemplo, superficies contaminadas de más de 3 metros cuadrados o de más de 100 metros cuadrados, debe recurrir a certificados profesionales. Para la contaminación de aparatos de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), también debe recurrir a certificados certificados.

En la mayoría de los proyectos de descontaminación, la atención se centra en áreas pequeñas o medianas. La limpieza se realiza con jabón o detergente, realizando el trabajo intentando levantar el menor polvo posible.

También te puede interesar:  ¿Cómo mantener y limpiar las placas solares?

Cuando limpie zonas con moho, utilice un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA). Si el moho parece reaparecer después de limpiar la zona, contrate a profesionales para que le ayuden a solucionar el problema del moho.

Molde de baño

Foto: Gabriel Esler

Para limpiar superficies pequeñas de menos de 1 metro cuadrado o 10 metros cuadrados, utilice un respirador desechable N-95 y use guantes y gafas. Prepare la superficie que va a limpiar vertiendo o rociando jabón o detergente diluido sobre ella, utilizando un paño húmedo con bicarbonato de sodio o utilizando un producto de limpieza específico para paneles de yeso. Evite mojar en exceso los paneles de yeso.

Para limpiar superficies de tamaño medio, observe las mismas medidas de seguridad mencionadas anteriormente. No permita que nadie entre en la zona de trabajo a menos que se tomen las precauciones adecuadas para sellar los suelos, pasillos y otras aberturas con láminas de plástico. Es posible que tenga que apagar el sistema de calefacción y aire acondicionado para sellar correctamente los conductos.

Antes de la limpieza, moje la superficie con un paño húmedo para eliminar el polvo. Limpie la superficie con agua y jabón o detergente. Una vez finalizado el trabajo, seque la superficie y asegúrese de que está libre de todo rastro de contaminación.

Precauciones adicionales que deben tomarse

La descontaminación de superficies no debe realizarse con desinfectantes químicos, ya que pueden causar problemas de salud. La lejía no se recomienda porque es un producto químico fuerte que puede causar problemas de salud.

Si utiliza una aspiradora para limpiar los materiales que contienen amianto, es mejor utilizar un sistema de aspiración centralizado que ventile el aire al exterior o que tenga un filtro HEPA. Los materiales contaminados deben sellarse en bolsas de plástico antes de su eliminación.

Deja un comentario