Placa de inducción frente a la placa de gas

⌚ Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Si está pensando en cambiar el equipamiento de su cocina y quiere comprar una nueva placa de cocción, hay algunos puntos importantes que debe tener en cuenta. Los dos tipos principales de placas disponibles son las placas de inducción y las placas de gas. Ambos tipos tienen ventajas e inconvenientes; por ejemplo, una placa de inducción puede utilizarse con todo tipo de utensilios de cocina, mientras que una placa de gas no puede calentar algunos tipos de sartenes. Concéntrese en los puntos importantes que debe conocer y ten muy claras las diferencias entre la placa de inducción frente a la placa de gas.

Todo sobre la placa de inducción

La placa de inducción utiliza una bobina de cobre para generar un campo magnético. Esto permite calentar sólo el recipiente y no el líquido o el entorno. Las placas de inducción tienen varias ventajas, pero también algunos inconvenientes.

Puntos fuertes

La placa de inducción, que ha ganado rápidamente en popularidad en los últimos años, es una opción ideal para las personas que buscan la seguridad por encima de todo. El riesgo de quemaduras es relativamente reducido gracias a este dispositivo; en cuanto se retire la sartén, la placa se enfría en un abrir y cerrar de ojos. Además, esta capacidad del aparato permite luchar contra la pérdida de calor. Al calentarse rápidamente, la placa de inducción reduce considerablemente el tiempo de cocción, lo que favorece el ahorro de energía. La precisión es otro de sus puntos fuertes: este aparato de cocina ofrece una potencia de calentamiento que va de 50 a 10.000 W.

Placa de inducción frente a la placa de gas

Los puntos débiles

La placa de inducción tiene algunas desventajas. Debido a su alto rendimiento, este aparato tiene un precio de hasta 2.000 euros (unos 2.450 dólares). Su compra es relativamente cara. La incompatibilidad de la placa de cocción con ciertos materiales como el vidrio, la cerámica, el aluminio o el cobre es otro inconveniente. Si se decide a comprar una placa de inducción, tendrá que tener ollas, sartenes y otros recipientes de acero inoxidable, hierro fundido, acero y otros materiales compatibles. Además, la placa de inducción no es muy resistente a los arañazos.

También te puede interesar:  Cómo instalar una ventana mirador: instrucciones paso a paso

Centrarse en la vitrocerámica de gas

Una placa de cocción de gas, que puede conectarse a una red de gas, es una posible solución para cocinar en casa. Este aparato está disponible en modelos de 2, 4 o 5 quemadores, con una potencia que va de 800 a 3500 W, o incluso 5000 W. Al igual que una placa de inducción, esta placa de gas tiene sus puntos fuertes y débiles.

Lo mejor y peor de la placa de gas

Las ventajas

Gracias a los sistemas de encendido integrados, las placas de gas son fáciles de usar. Además, cada vez más modelos están equipados con un sistema de seguridad que corta instantáneamente el suministro de gas cuando la llama se apaga involuntariamente. La cocción a gas se puede controlar fácilmente gracias al ajuste de la potencia de los hogares.

Las placas de gas son fáciles de usar gracias a los sistemas de encendido integrados. Cada vez más modelos están equipados con un sistema de seguridad que corta instantáneamente el suministro de gas cuando la llama se apaga en forma voluntaria, lo que hace que cocinar con gas sea más seguro. La cocina a gas puede controlarse fácilmente gracias a la regulación de la potencia de las placas de cocción.

La placa de gas, que puede costar entre 80 y 500 euros según el número de quemadores y entre 150 y 1.000 euros según la calidad, es relativamente asequible.

Los inconvenientes

La placa de cocción de gas tiene varias desventajas en comparación con la versión eléctrica. Los quemadores son menos atractivos para la limpieza debido a su diseño inaccesible. Además, tanto las velas como los quemadores son de difícil acceso, lo que puede dificultar su limpieza. En cuanto a las rejillas, son pocas prácticas de lavar. Dado que estos componentes no están conectados a la red de gas, este tipo de cocina es menos práctico y menos seguro que una eléctrica. Para evacuar el monóxido de carbono generado por la combustión, su estufa también debe estar equipada con un sistema de ventilación.

También te puede interesar:  Todo sobre el tapajuntas del techo

Si está indeciso entre una placa de inducción y una de gas, lo mejor es elegir la unidad que mejor se adapte a sus necesidades. Si la seguridad es una preocupación primordial, una placa de inducción puede tener más sentido. Por otro lado, si el precio es el principal determinante en su proceso de decisión, una placa de gas puede ser la mejor opción.

Deja un comentario