DESTINO

HISTORIA y
TOPONIMIA DE LA ZONA

El municipio de Maria de la Salut, situado entre los municipios de Santa Margalida, Muro, Llubí, Sineu y Ariany, tiene una superficie de 30 km2 y una población de 2.073 habitantes, denominados mariers o mariandos.

El topónimo originario, Maria, proviene de una alquería árabe que aparece documentada como caballería en el año 1259. En cuanto a la etimología, la teoría más aceptada es la de Joan Coromines, según la cual proviene de una palabra árabe que significa “ver, mirar”.

En época prehistórica, el término municipal de Maria de la Salut ya estaba poblado; este hecho queda demostrado con diferentes yacimientos arqueológicos, como dos cuevas de enterramiento situadas en Montblanc. Con toda probabilidad, algunas possessions, como es Pujol y Deulosal se encuentran sobre restos de época talayótica. De la época romana y el periodo islámico también se han encontrado restos arqueológicos, que nos dan idea de la intensa ocupación de la zona durante toda la historia.

Tras la conquista de Jaime I (1229), las tierras de Maria de la Salut se integraron dentro de la parroquia de Santa Margalida, formando la caballería de Maria. A partir del siglo XVI se dio un fuerte incremento de la población, dando lugar a la construcción de una nueva capilla y, posteriormente, a su ampliación.

A finales del siglo XIX se inició un proceso de separación del municipio de Maria de la Salut del de Santa Margalida, pero ésta no se consiguió hasta 1836.

¿Por qué Som Central?

SOM Central debe su nombre al antiguo local situado en este mismo edificio, el Bar Central, regentado por Francesc Cañelles Oliver entre 1947 y 1953. Dado que se ha llevado a cabo un gran trabajo de restauración y recuperación de muchos objetos del antiguo local, se ha querido rendir un pequeño homenaje a todos los propietarios e inquilinos anteriores, manteniendo el nombre, así como también a todos los mariandos que, generación tras generación, han pasado por el establecimiento.

LUGARES DE INTERÉS

Iglesia parroquial de Maria

La primera noticia de la iglesia de Maria data de 1592, cuando se construyó un oratorio en la finca de Son Puig, sobre una pequeña colina. Según los historiadores, posiblemente, esta pequeña capilla coincide con la actual sacristía.

A causa del fuerte aumento demográfico, en el siglo XVIII fue necesario edificar un nuevo templo, finalizando en 1786. Entre 1856 y 1881 (a causa de un nuevo aumento demográfico) se realizaron importantes obras de ampliación.

Del exterior de la iglesia destaca sobre todo el campanario, de sección cuadrada y con un remate en forma de bulbo de sección octogonal, de reminiscencias orientales.

El interior presenta una nave con seis capillas laterales y cubierta de bóveda de cañón. El retablo mayor es barroco, de finales del siglo XVIII, presidido por la imagen de la Virgen de la Salud (primera mitad del siglo XVII), instalada en un nicho giratorio que permite la veneración a través del camarín posterior (datado en 1928).

Ca l’Amo en Gaspar (Plaça de Dalt, 11)

El edificio, situado cerca de la iglesia parroquial, actualmente es de uso municipal y en él se realizan actos culturales. El portal es de arco de medio punto con dovelas, sobre tres peldaños; además, podemos destacar una ventana abocinada. El interior, reformado, conserva algunos elementos tradicionales.

Escola de baix o Escola de nines

La Escola de Nines data de 1928, según proyecto del arquitecto Guillem Forteza, siguiendo el estilo regionalista y construida gracias al mecenazgo de Antoni Lluc Monjo Bunyola. El edificio, de una sola planta, se estructura alrededor de un patio con cisterna, al cual se accede por un portal de arco de medio punto protegido por un porche sostenido por dos columnas y dos pilastras jónicas.

Molí d’en Blai (C/ Major, 63)

Molino de viento harinero datado desde el siglo XVII. La vivienda y almacén dan a la calle Major y presentan una sencilla fachada en la que se puede destacar el portal, de arco de medio punto, al que se puede acceder con unos peldaños que salvan el desnivel natural del terreno. La torre, cilíndrica, sólo conserva la escalera de caracol en el interior. También tiene una escalera exterior para acceder al envelado.

5 COSAS IMPRESCINDIBLES PARA HACER EN MARIA DE LA SALUT Y SUS ALREDEDORES

  • Probar el “palo con sifón” en algún café del pueblo.
  • Hacer una cata de cerveza Ralf (Maria de la Salut).
  • Visitar el mercado de Sineu (miércoles) y comer un plato de frit mallorquí en Can Font.
  • Visitar la finca de Els Calderers (Sant Joan).
  • Pasear por los caminos del Pla de Mallorca durante el invierno (enero, principios de febrero) y admirar los almendros en flor.