DESTINO

HISTORIA y
TOPONIMIA DE LA ZONA

Palma es la capital de la isla de Mallorca y de la comunidad autónoma de las Islas Baleares. Con poco más de 440.000 habitantes es la octava mayor ciudad de España.

Fue fundada con el nombre de Palma, que podría estar relacionado con el concepto de “palmas del triunfo” en el año 123 a.C. por el cónsul romano Quinto Cecilio Metelo, y aunque no se sabe con certeza se estima que su asentamiento actual se corresponde con las ruinas romanas que se encuentran bajo su casco histórico.

Posteriormente y durante la época musulmana la ciudad pasó a llamarse Medina Mayurca, nombre que fue cambiado por Ciutat de Mallorca (Ciudad de Mallorca), después de la conquista el 1229 por el rey Jaume I d’Aragó, que la convirtió en la capital del reino de Mallorca. Actualmente los habitantes de la isla utilizan las dos denominaciones, Palma -que se recuperó en 1715- y Ciutat para referirse a ella.

Después de la conquista en 1229 y hasta la edad contemporánea, la ciudad vivió diversos periodos marcados por acontecimientos históricos como la rebelión de las Germanies, las invasiones de los piratas turcos y magrebíes o la derrota de la corona de Aragón, de la que formaba parte.

A partir del siglo XIX, Palma resurge como importante núcleo costero con la expansión de las líneas marítimas y navieras, hecho que favorece la llegada de visitantes. En 1845 se publica la primera guía turística de Palma.

Durante la segunda mitad del siglo XX Palma fue protagonista del auge del turismo a nivel internacional, hecho que provocó un importante cambio en la fisonomía de la ciudad, que se adaptó hasta convertirse en el centro económico, cultural y social que es hoy día.

¿Por qué Som Ars Magna?

Ars Magna Generalis junto con Llibre d’Evast e d’Aloma e de Blaquerna son fill son algunas de las principales obras del filósofo, teólogo y escritor mallorquín Ramon Llull (1233-1316), una de las figuras más relevantes de la cultura occidental.
Ubicado en la calle Blanquerna, el hotel Som Ars Magna rinde homenaje a este ilustre palmesano, y a una de sus principales obras, la que es considerada como un texto de referencia de la ingeniería y la inteligencia artificial, publicada en el año 1315 y considerada como el primer intento de utilización de medios lógicos para producir conocimiento.
Llull fue un hombre adelantado a su tiempo, que escribía y hablaba perfectamente tanto en catalán, como en latín o árabe, cultura esta última por la que sentía un gran respeto. Llull utilizaba indistintamente cualquiera de estas lenguas para dirigirse a quien la comprendiera mejor, ya que adaptaba sus discursos y obras a su audiencia. Como evangelizador siempre preconizó la conversión de los infieles por la vía del amor y sin ningún tipo de coerción ni de violencia.

RUTAS LULIANAS

Para el visitante interesado en la figura de Ramon Llull, se pueden llevar a cabo diferentes rutas, tanto en el centro de la ciudad, como en las afueras y el municipio de Algaida visitando los distintos lugares relacionados con la vida y la obra de Ramon Llull, desde la casa donde nació a la capilla donde se encuentra su tumba, pasando por diferentes lugares importantes relacionados con su vida, su leyenda o su legado.

Ruta 1: Palma urbana
La ruta comienza en la iglesia de Santa Margalida, donde se cuenta que Llull escuchó el sermón acerca de San Francisco que le impulsó finalmente a cambiar de vida. Muy cerca se puede visitar la iglesia de San Miguel donde varias imágenes repasan algunos episodios de su vida. Siguiendo por la calle Sant Miquel se llega a la Plaza Mayor, donde al girar a la izquierda se puede observar una placa conmemorativa donde la tradición sitúa la casa natal de Llull.

Muy cerca de la Plaza Mayor se sitúa la iglesia de Santa Eulàlia donde, según cuenta la leyenda, Ramon Llull entró a caballo persiguiendo una dama de la que estaba enamorado. Siguiendo por la calle del Convent de Sant Francesc se accede a la plaza de San Francisco donde se ubica el sepulcro en el que está enterrado Llull.

Ya en la zona de la Catedral también encontramos diferentes espacios relacionados con el filosofo medieval, como el Estudi General Lul·lià, creado en el año 1483 para el estudio de la obra luliana; el Museu de Mallorca, donde se conserva la imagen más antigua de Llull; la Societat Arqueològica Lul·liana en la que hay depositados algunos manuscritos o la Biblioteca Bartomeu March, donde encontramos el mayor número de bibliografía luliana en la actualidad, y que conserva en depósito los manuscritos y la biblioteca de la «Maioricensis Schola Lullistica», una entidad que reúne a los lulistas de todo el mundo.

Ruta 2: Palma, Valldemossa y Algaida.
El legado de Ramon Llull tiene una importante parte espiritual, que se puede descubrir a través de los lugares en los que el filósofo y evangelizador desarrolló parte de su obra. En este caso se trata de varios puntos situados o bien en las afueras de Palma o en los municipios cercanos de Valldemossa y Algaida.

En primer lugar se puede visitar el Monasterio de la Real, situado en el Secar de la Real un barrio a las afueras de la capital mallorquina, donde Llull realizó una buena parte de sus estudios y escribió sus primeras obras.
Ya en el municipio de Valldemossa, en la carretera que une esta localidad con Deià, se sitúa Miramar, donde Ramon Llull fundó en 1276 un centro de estudio para misioneros, que cerró pocos años después. Según la leyenda, cerca de la casa se encuentra la cueva de Ramon Llull, donde éste iba a meditar y rezar.

Para finalizar la ruta es visita obligada el Puig de Randa, ubicado en el municipio de Algaida, donde su familia poseía algunas propiedades y que fue el lugar elegido por Llull para dedicarse a la vida contemplativa y donde según él mismo contó tuvo algunas revelaciones.

En el entorno de Randa se ubican tres lugares relacionados con la estancia de Llull, las actuales ermitas Gràcia, fundada en el siglo XV por franciscanos observantes y Sant Honorat, edificada en 1394, y en la cima, el santuario de Cura, con una cueva que la leyenda define como su casa.

LUGARES DE INTERÉS

Catedral de Palma

Conocida popularmente como La Seu, está situada a orillas de la bahía de Palma, junto al Parque del Mar. La catedral, que se empezó a construir en el siglo XIII, es de estilo gótico levantino y cuenta con uno de los mayores rosetones del mundo. También es una de las catedrales góticas europeas de mayor altura de la nave.

A principios del siglo XX, el arquitecto Antoni Gaudí adaptó el espacio a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales y, a principios del siglo XXI, el artista mallorquín Miquel Barceló creó el mural de los panes y los peces para decorar la Capilla del Santísimo. De este modo, La Seu sintetiza los últimos nueve siglos de la historia de Mallorca, y sigue siendo un elemento vivo que continúa en evolución permanente.

Fundació Pilar i Joan Miró

La Fundació Pilar i Joan Miró, desde septiembre de 2017 Miró Mallorca Fundació, es una fundación cultural creada por deseo del pintor catalán Joan Miró y de su esposa Pilar, con el objetivo de dotar a la ciudad de un centro cultural y artístico. Sus fondos incluyen una importante colección de cerca de 6.000 obras del artista, incluyendo pinturas, esculturas, dibujos, esbozos, y otros documentos.

El complejo está ubicado junto a Son Abrines, que fue la residencia privada de Miró en Palma desde 1956, e incluye un primer taller, Son Boter, adaptado en una casa tradicional, y el segundo taller, más amplio, construido de raíz por el arquitecto Josep Lluis Sert, amigo personal del pintor.

En 1992 se agregó el nuevo Edificio Moneo, obra del arquitecto Rafael Moneo para albergar los servicios administrativos y presentar de forma rotativa las obras del legado. La fundación también organiza exposiciones temporales de vanguardia.

Castell de Bellver

El Castell de Bellver, el único castillo medieval de planta circular de España y el primero de Europa, se halla situado a 3 km del centro de la ciudad de Palma y a 112,6m. de altura sobre el nivel de mar, dominando la bahía y gran parte de la isla de Mallorca.

El castillo fue construido entre 1300 y 1311 por orden directa del rey Jaume II de Mallorca. El recinto responde a un plano muy concreto y bien original. Consta de un edificio de estilo gótico de planta perfectamente circular, que se organiza alrededor de un patio central también circular, con cuatro grandes torres orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. La llamada torre major o del homenaje, en dirección norte, está exenta del resto del conjunto, mientras que el resto de torres están encastradas al cuerpo principal.

Como Museo de Historia de la Ciudad, en sus salas Bellver ofrece un recorrido por la evolución de Palma, desde los asentamientos talayóticos hasta el siglo XX, pasando por la conquista romana en el siglo 123 a.C. y la fundación del actual núcleo urbano, la etapa musulmana a partir de 903, la conquista catalana en el 1229, el establecimiento del Reino de Mallorca (1276-1349), la construcción de las murallas renacentistas de Palma y su derribo en el 1903.

L’Almudaina y s’Hort del Rei

El castillo real de la Almudaina está situado al lado de la catedral de Palma, uno de los puntos de la ciudad que ha sido la sede del poder en la isla posiblemente desde la época romana. El castillo fue levantado a principios del siglo XIV entre 1305 y 1314 para Jaime II y floreció como sede de la corte de los reyes de Mallorca en la primera mitad de aquella centuria.

Sede de la Audiencia desde Felipe II, residencia del Virrey y del Capitán General, y centro administrativo del Real Patrimonio en la isla, la Almudaina es actualmente la residencia oficial de S.M. el Rey durante sus visitas a Mallorca. En el conjunto destaca la Capilla Real de Santa Ana, el Gran Salón o Tinell (dividido en dos niveles desde el siglo XVI para acomodar la audiencia) y el Palau del Rei. Fue objeto de importantes reformas por el arquitecto Bennazar a principios del siglo XX y de restauraciones en las décadas de 1960, 70 y 80.

S’Hort del Rei fue un jardín medieval situado extramuros de la Almudaina que subsistió hasta el siglo XIX, cuando fue urbanizado. A principios del siglo XIV, en tiempo del rey Jaume II de Mallorca, tuvo una época de esplendor, y había plantados árboles frutales, flores y hortalizas. También se criaban en él algunos animales como, por ejemplo, conejos. En la década de 1960, dentro del plan de recuperación del entorno del palacio de la Almudaina, los edificios que había fueron derribados para hacer unos jardines nuevos de gusto historicista, proyectados por el arquitecto mallorquín Gabriel Alomar. Este arquitecto combinó elementos tradicionales del jardín mallorquín, como la pérgola, con otros de inspiración andalusí, como la alberca, con surtidores que recuerdan al Generalife.

Ruta modernista

El Modernismo fue un fenómeno de renovación cultural y artística, de difusión internacional, que marcó el periodo de transición entre los siglos XIX y XX, en la que la corriente Art nouveau, de influencia francesa y belga, de formas ondulantes y florales se alterna con la secesionista austríaca de formas más rectilíneas con una clara tendencia a la geometrización.

En Mallorca, según la opinión de algunos historiadores, el Modernismo fue sobre todo, una moda, especialmente impulsada por la iglesia. El obispo Campins, llamó a Gaudí en 1904, para que dirigiera obras de remodelación en la Catedral de Mallorca. Sin la presencia de Gaudí en la isla, por espacio de diez años, el Modernismo no hubiera triunfado en las Baleares.

Un ejemplo de este tipo de edificaciones la encontramos en el centro de Palma, siendo sus principales representaciones los edificios de Can Roca, en la calle Sant Nicolau, Can Casasayas en la Plaça del Mercat; el Gran Hotel y el Forn des Teatre en la cercana Plaça Weyler o los Almacenes El Águila en la Plaça del Marqués del Palmer y Can Forteza Rey en la Calle Monges.

5 COSAS IMPRESCINDIBLES PARA HACER EN PALMA Y SUS ALREDEDORES

  • Visitar la Palma gótica, con paradas obligadas en la Catedral, la Lonja y el Palacio de la Almudaina.
  • Callejear por el casco antiguo y contemplar los magníficos patios de las antiguas casas señoriales.
  • Pasear por el Mercado del Olivar y conocer y degustar los productos típicos locales.
  • Recorrer la Serra de Tramuntana en coche o haciendo senderismo.
  • Conocer los lugares en los que vivió, trabajó y se retiró del mundo Ramon Llull, como el Puig de Randa o los monasterios de Cura y La Real.